Consideraciones antes de volar.

¿Las emociones pueden afectar a nuestra ingesta? 

Rotundamente sí, y sabemos que sobretodo las emociones negativas, tienen un factor más determinante en trastornos de la alimentación, como puede ser el Pica (ingesta de productos no comestibles como arena, hielo o yeso entre otros). 

En este caso que nos ocupa, una situación estresante o de fobia, puede tener dos variantes completamente diferentes, comer mucho o comer poco o nada por incomodidad, náuseas o falta de apetito por el hecho inminente de enfrentarnos a una fobia. 

Para comprenderlo, tenemos que diferenciar entre hambre emocional y hambre por necesidad fisiológica. Las personas que suelen calmar su ansiedad o depresión con comida, suelen tener un alto impacto en el hambre emocional; Mientras como, estoy centrado en la comida y el tiempo que esté comiendo, no pienso en mis problemas, por lo que me siento bien. Pero luego tengo dos problemas, lo que me preocupaba y el remordimiento. 

Por otro lado, a la mayoría de las personas se les quita el apetito casi por completo o cuando comen algo les cuesta mucho trabajo por el malestar que les ocupa. Esto puede pasar desde horas antes hasta 1/2 semanas previas al acontecimiento que nos preocupa. 

¿Y qué podemos hacer en estos casos?

Sencillo, si nos afecta solo unos pocos minutos previos al vuelo, o incluso algunas pocas horas, no es necesario que comas algo obligatoriamente, puedes saltarte la comida si esto te va a repercutir negativamente en tus sensaciones. Lo que sí es recomendable es una correcta hidratación, beber incluso sin sed, para evitar posibles náuseas y que se confundan con el efecto del miedo a volar. 

Cuando esta sensación es más larga, hablamos de más horas, días previos e incluso semanas, tenemos que seguir recomendaciones generales básicas de dieta blanda. Comidas fáciles de digerir, no demasiada cantidad. Eliminar estimulantes como café, té, refrescos azucarados y carbonatados en general. Hacer muchas comidas diarias de poca cantidad, sin llegar a forzar pero tampoco teniendo periodos de ayuno demasiados prolongados.

Previo al vuelo, ¿hay algún alimento/bebida que ayude a controlar nuestra ansiedad? Realmente no de manera significativa, pero puede ayudarnos un aporte previo óptimo de triptófano, aminoácido precursor de serotonina y dopamina que por lo general disminuyen los niveles de ansiedad. Pero esto necesita un trabajo previo, no es tomarme dos onzas de chocolate y se acabó, tarda algo más. 

En resumen, para evitar que en el vuelo nos suceda alguna sensación negativa por los alimentos y que esto se sume a las sensaciones propias que ya nos crea el miedo a volar, deberíamos evitar estimulantes al menos 72 h antes. Hacer comidas muy ligeras y poco copiosas y sobretodo comer con hambre, no con ganas de comer. 



Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *